Sala de Prensa

Coctel Navidad ADOCEM

SANTO DOMINGO.

Muy buenas noches a todos…

Como Presidente de ADOCEM, les agradezco que hayan aceptado nuestra invitación de estar aquí con nosotros en esta noche. La Asociación Dominicana de productores de cemento, Adocem, institución que desde abril pasado tengo el honor de dirigir, transita en la actualidad por un proceso de reflexión, proceso que nos permitirá trabajar con intensidad en un periodo en el que volvemos a vivir, como en los años que han pasado, un momento crucial para el futuro de  nuestra industria, en el que sin lugar a dudas “la incertidumbre” será una variable importante que guiará la economía mundial durante el 2012 con significativas implicaciones para nuestro país.

Desafortunadamente a pesar de nuestros esfuerzos en lograr un ritmo de crecimiento adecuado en el desempeño de la industria del cemento, el año que terminara en breve, cierra con un saldo negativo, sumando un año más a los seis años recesivos consecutivos (2006-2011) en los que se ha acumulado un descenso de alrededor del 24% en el consumo de cemento, que sin lugar a dudas deja una profunda huella en el sector. No obstante, esto no ha significado cambios en las cuantiosas inversiones que requiere nuestro proceso productivo, en el continuo incremento de costos de los diferentes insumos, ni ha minimizado los recursos que nuestra industria invierte dentro del sector industrial nacional.

La construcción si bien se trata de un sector que determina en buena medida el ritmo de la economía nacional, a su vez está directamente influenciada por ella.  Es nuestra obligación como parte de esta columna vertebral del sistema económico del país, compartir la relevancia de nuestras apuestas, nuestros compromisos y desafíos por delante. Las circunstancias de carácter macroeconómicas, así como persistentes políticas de inversión, son necesarias para sacudir los índices de consumo de nuestra industria. Por ejemplo, de unos índices de consumo per capita que rondaba los 400 kg por persona actualmente es de unos 280 kg.

Lo que equivale a una disminución de un 30% en  este indicativo. Es por esto que para lograr una industria local sólida y prominente deben adecuarse las variables financieras que promuevan la inversión en productos habitacionales e inversiones de otros tipos.  Uno de los factores de más incidencia para nuestro sector lo constituyen los tipos de interés y las facilidades de financiación. Entendemos que dentro de los objetivos de las políticas monetarias y fiscales, debe ser prioritario, el que en nuestro país existan tasas mucho más competitivas.

El consumo de cemento es considerado uno de los indicadores más representativos del desenvolvimiento de la construcción, por lo que en base a nuestros parámetros es evidente que  hoy en día la industria de la construcción en República Dominicana tiene todavía un largo trecho que recorrer para volver a los niveles de años anteriores.

Es un desafío para todos los integrantes de este sector la necesidad de establecer un horizonte de desarrollo de la construcción de mediano plazo en función de predecir la demanda y retos que enfrentaremos y así poder dar una respuesta adecuada, lograda a través de una reactivación de la obra pública y un escenario de diálogo y trabajo coordinado entre nosotros y los demás entes participantes en la cadena de productividad de la construcción.

Coincidimos con casi todos los sectores de importancia nacional en que requerimos en estos momentos una transformación profunda de la manera de hacer las cosas, de  que no podemos limitarnos a hacer mejor lo que hemos venido haciendo hasta ahora, sino que como país tenemos que identificar nuevas estrategias para definir y alcanzar objetivos prioritarios. Para nosotros hay tres áreas claves para apoyar un crecimiento sostenible e inclusivo: educación, infraestructura y desarrollo productivo e innovación.

Somos un país con una demanda creciente en infraestructura y vivienda que necesita aprovechar eficientemente sus recursos y además desarrollar su industria local para competir en el mundo  global, y está claro que no podemos tener un verdadero despegue divorciado de los sectores productivos que como el nuestro, ha demostrado tener la capacidad de invertir, de generar empleos, asumir riesgos y dinamizar otros sectores que están íntimamente encadenados a nuestra industria.

Las  empresas que conformamos Adocem, nos hemos caracterizado por nuestras propuestas innovadoras, invertimos constantemente en mejorar la calidad de nuestros productos, en investigación, en mejores garantías, en asistencia y servicio; para los próximos años queremos profundizar cada día más en extender y promover los buenos usos del cemento y concreto en áreas donde claramente tienen grandes ventajas como es en la vivienda, pavimentación de carreteras y caminos vecinales y obras de infraestructura.

En este punto, quisiera agradecer la colaboración de las personas y entidades  privadas y estatales que nos han asistido durante este año que casi culmina. A todos ustedes gracias. Quisera dar gracias especiales a Eduardo García Michel quien estará en breve aportando su visión experta sobre esas incertidumbres económicas que como mencioné al inicio pueden ser de fuerte impacto para nuestro país y los sectores productivos.

Concluyo estas palabras reforzando nuestro compromiso con el país de seguir aportando nuestro trabajo y a través de ADOCEM soportar la labor de asesoría, transferencia de conocimiento y desarrollo de de la construcción en República Dominicana, pues hemos entendido que el trabajo, la constancia y la perseverancia siempre tienen recompensa, aunque a veces parezca que nunca va a llegar.

Muchas gracias…