06-12-2022

ADOCEM visualiza el 2023 como año de fortaleza y nuevos esfuerzos en la industria

ADOCEM realiza misa de acción de gracias para celebrar el 75 aniversario del inicio de la industria del cemento en el país.

 

Santo Domingo, República Dominicana. – En el marco de la celebración de una misa de acción de gracias por el 75 aniversario del inicio la industria del cemento en la República Dominicana, la Asociación Dominicana de Productores de Cemento Portland (ADOCEM) prevé asumir el año 2023 como una oportunidad de vigorizar sus esfuerzos y desde la industria continuar aportando al desarrollo económico del país.

La aseveración, ofrecida por el presidente de ADOCEM Félix González, quien además dijo que, los últimos años la industria hizo el compromiso de contribuir de manera determinante con la estabilidad económica y política que ha logrado el estado, reconociendo que gracias al papel desempeñado por el gobierno en la implementación de reformas estructurales en áreas claves, las asociaciones público-privadas, junto con los esfuerzos para aumentar la calidad del capital humano y atraer Inversión Extranjera Directa, han sido cada vez más importantes para sostener el potencial de crecimiento que con orgullo muestra el país.

“La industria cementera ha contribuido en forma determinante con esa estabilidad no solo a través de los empleos de calidad y de los aportes al fisco, sino que, aunque de manera general la estructura de costos en la producción de cemento se ha visto fuertemente impactada, hemos podido suplir y cumplir con las demandas locales y exportaciones internacionales, manteniendo la estabilidad y competitividad en la comercialización del cemento con precios muy por debajo de cómo se comercializa en otros países de la región”. Resaltó González.

Recientemente se dio a conocer un estudio del impacto económico de la industria, llevado a cabo por la empresa de consultoría económica DASA, donde se resaltó que la contribución de este sector industrial asciende a los RD$43,000 millones, representando el 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB). De igual modo, tomando como base el Índice de costos directos de la construcción de viviendas que publica la ONE se resaltó que de octubre 2021 a octubre 2022 el cemento es uno de los insumos para lo construcción con el menor incremento de precios durante el último año (15.9%), a pesar de que los costos de producción han incrementado en más de un 47 %.


Antes de iniciar las formalidades del acto religioso, Julissa Báez, directora ejecutiva de ADOCEM, señaló que acorde a datos históricos, bajo la iniciativa del dictador Trujillo a finales de la década del 30 se empiezan a realizar estudios previos y a buscar asesorías extrajeras para ver la factibilidad e infraestructura necesaria para instalar una fábrica de cemento en el país, inaugurándose en el 1947 bajo el nombre de “Fábrica Dominicana de Cemento”, primera empresa nacional de su tipo, conocida mayormente como La Cementera.

Resaltó también los 42 años que cumple ADOCEM, la cual ha logrado no solo ser parte de la historia, sino que dispone de todos los argumentos y potencial para mantener la firme alianza de la industria del cemento con la sociedad dominicana por lo menos otros 75 años más.

A la misa de acción de gracias asistieron los representantes miembros de las empresas cementeras, relacionados al sector, entre otros. 


post image

22-11-2022

Presentación Estudio Impacto de la Industria del Cemento en la economía Dominicana

Palabras Félix González

Presidente ADOCEM


¡Buenos días!

 

Es de grato placer para mi, en calidad de presidente de ADOCEM, saludarlos a todos ustedes el día de hoy, un espacio en el que se pondrá de manifiesto la consagración de un producto investigativo de gran valor para todos nosotros. A su vez, también me uno a las salutaciones especiales mencionadas, anteriormente, destacando la bienvenida y agradecimiento al ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ing. Deligne Ascensión, quien de manera muy asertiva acogió nuestra invitación como huésped de honor de este evento.

 

Me es propicio traer a colación, que, a pocos meses del inicio de este año, me encontraba en un escenario similar a este en el que nos disponíamos a pasar balance, por así decirlo, de lo que había sido nuestro desempeño como industria al cierre del año 2021. En dicho escenario, necesariamente, tenía que esbozar un poco el contexto de la crisis sanitaria y económica más compleja que nuestra generación hubiera conocido, y de cómo nos enfrentamos a un panorama sombrío, donde la incertidumbre sobre el futuro a corto, mediano y largo plazo parecía absoluta.

 

Destacaba también el hecho de que, a pesar de estas circunstancias, nuestro país tuvo una rápida recuperación ante la oportuna respuesta del gobierno, a través de políticas fiscales y monetarias que sostuvieron la economía dominicana, así como una efectiva campaña de vacunación. La consolidación del sector turismo, el aumento de las remesas, el importante rol de la inversión extranjera directa y, por supuesto, el sector de la construcción que registró un crecimiento en el orden del 23% el pasado año, permitiéndonos mantener como país en la posición de segunda economía de mayor crecimiento en América Latina y el Caribe durante la última década.

 

Esta veloz recuperación se reflejaba de manera directa en los resultados de nuestro sector, confirmando una vez más la fortaleza de la industria cementera y nuestra capacidad de sortear las condiciones adversas, que no logran detener la continuidad de nuestra estrategia y la visión de enfrentar los constantes desafíos que se nos presentan, apoyados en la premisa fundamental de respaldar el desarrollo del país, y no una respuesta a tendencias macroeconómicas de corto plazo.

 

Desde los inicios de la industria cementera dominicana nos hicimos conscientes de que el impacto de la labor que desempeñamos va más allá de nuestras operaciones; el cemento que producimos y los empleos que generamos ayudan a construir una sociedad mejor para todos y esta contribución la hemos hecho con dedicación, compromiso y visión, gracias a la confianza y al apoyo de los diferentes grupos a los cuales nuestra actividad impacta.

 

De todo lo mencionado, anteriormente, quiero resaltar la palabra visión. Decía el filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset que: “Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos.” Y es, precisamente, esa falta de visión al horizonte lejano la que muchas veces nos limita; sin embargo, me es claro que República Dominicana tiene los elementos para salir airosa y convertir nuestro devenir en un progreso continuo y ascendente hasta lograr alcanzar nuestras metas como nación.

 

Ese gran salto al desarrollo lo han hecho los países que han actuado con visión a largo plazo e invertido firmemente en la construcción de toda clase de proyectos de infraestructura y vivienda.

 

Muchos podrían pensar que las infraestructuras, por sí solas, no son suficientes para impulsar el desarrollo territorial, pero es difícil negar que constituyen una condición necesaria. Por su gran transcendencia, por el volumen de inversión que requieren, pero sobre todo porque la ausencia de una infraestructura adecuada, así como la provisión ineficiente de servicios de infraestructura, constituyen obstáculos de primer orden para la implementación eficaz de políticas de desarrollo y la obtención de tasas de crecimiento económico que superen los promedios internacionales.

 

Y ¿qué decir del papel que desempeña la construcción de viviendas? El desarrollo de viviendas, sobre todo para las personas más vulnerables, tiene un efecto beneficioso sobre el crecimiento, a través del efecto que genera en otros sectores de la economía, lo que incentiva el aumento de la producción nacional, adicional a los efectos positivos en la generación de empleo y desarrollo.

 

En definitiva, es a partir de allí que podemos asegurar que nuestra industria forma parte esencial de ese progreso; pues el cemento es un bien intermedio básico en la actividad de la construcción y es material esencial en las obras de infraestructuras y otras construcciones civiles, por lo que, con productos de calidad apoyamos el desarrollo de esas grandes y pequeñas obras que estimulan el avance del país y apoyan su competitividad.

La sociedad necesita soluciones innovadoras, no solo en materia de diseño, materiales y procesos de construcción, sino también para ofrecer acceso a viviendas e infraestructuras sostenibles, especialmente para quienes más las necesitan (o son los más vulnerables).

En materia de innovación, nos escucharán diciendo, insistentemente, en cada oportunidad que se nos presente, mencionar la posible incorporación del cemento y el concreto en carreteras y caminos vecinales, sin embargo, a pesar de todos los beneficios que estos aportan tanto ambientales como económicos, Republica Dominicana se encuentra a la cola en la construcción de pavimentos de hormigón; mientras que en Europa y Estados Unidos esa solución está muy desarrollada.


Esperamos que algunas de las inversiones previstas en Infraestructura vial se destinen a la realización de pavimentos de hormigón, ya que además del ahorro de combustible tienen menores gastos de conservación y mantenimiento durante su vida útil, entre otras bondades. 


En fin, la existencia de una infraestructura adecuada, moderna y de calidad, muestra la fortaleza de un país; siendo estos factores indispensables para el crecimiento de la economía en su conjunto, permitiendo así superar desafíos como la pobreza y la marginación y, paralelamente, incrementar la productividad y competitividad, mejorando así el grado de bienestar de nuestra población.


Es un hecho que todavía enfrentamos grandes retos por lo que es imperativo tener una visión clara de ese futuro que queremos, delinearlo y anticiparlo, bajo una combinación responsable de los elementos que han de garantizar la perdurabilidad de nuestros objetivos y ahí radica nuestra apuesta hacia lo grande, nuestra visión hacia el horizonte, que es continuar llevando a cabo una labor no como una actividad más, sino como un genuino compromiso que, día a día, genera desarrollo, progreso y posibilita un futuro con igualdad de oportunidades para todos.


¡Muchas gracias!


Leer más
post image

20-10-2022

Ministerio de la Vivienda entrega materiales de construcción para reparar 60 casas en Monte Plata

El Nuevo Diario, Monte Plata.- La gobernadora de Monte Plata, Rafaela Javier Gomera, recibió este sábado los materiales de construcción por parte del Ministerio de la Vivienda y Edificaciones (MIVED) para continuar la asistencia y reconstrucción en las diferentes comunidades que fueron afectadas por el huracán Fiona en esta provincia.

Se informó que con los materiales recibidos 60 casas, 12 por cada municipio, serán reconstruidas a personas de escasos recursos económicos y que fueron afectados por el fenómeno atmosférico.

El viceministro, Ney García en representación Carlos Bonilla, dijo que la entidad trabaja "con entusiasmo, capacidad de trabajo y abrazo fiel a la voluntad expresada por el presidente Luis Abinader".

En tanto, Rafaela Javier López dijo que la rápida respuesta del Gobierno central es una muestra de que se trabaja para dar respuesta a miles de familias que han sido afectadas por el paso de Fiona.

Estuvieron presentes el diputado Pedro Tineo; los alcaldes Altagracia Herrera, Neno Bisono, Ysidro Mieses; el director del hospital provincial, Rafael De Luna; entre otras personalidades.


Fuente: El Nuevo Diario

Leer más