Sala de Prensa

Discurso del presidente presentación informe anual 2014

PRESENTACIÓN INFORME ANUAL 2014: Huellas de Progreso

Muy buenas tardes a todos.

Gracias nueva vez por su presencia en este espacio que reservamos cada año para compartir con ustedes las principales magnitudes relacionadas a la gestión del sector productor de cemento en República Dominicana, así como las actividades y compromisos que como industria y como Asociación sectorial, hemos asumido, haciendo especial hincapié, en esta ocasión, en esas huellas que desde nuestra propia actividad estamos estampando en el desempeño generalde nuestra Nación.

Hace dos años, asumí la presidencia de Adocem, con el compromiso de liderar las propuestas e iniciativas de la industria cementera destinadas a procurar el desarrollo y fortalecimiento del sector. Junto al resto de nuestra Junta Directiva acordamos impulsar los grandes objetivos que queríamos lograr como institución y definir iniciativas puntuales que pudiéramos desarrollar con mejor coherencia y con una perspectiva de futuro más clara.

Y hablamos de futuro pues, la simple aspiración humana de contar con una vivienda decorosa  y con infraestructura básica, significa que el cemento estará por mucho tiempo intrínsecamente relacionado con el desarrollo humano; dejando a su paso huellas firmes de progreso, reflejadas en el establecimiento de la infraestructura e instrumentos que permiten mejorar la calidad de vida y crear un ambiente propicio para que todos los ciudadanos tengan la oportunidad de alcanzar su pleno potencial.

La existencia de una infraestructura adecuada, moderna y de calidad, muestra la fortaleza de un país; pues son un factor indispensable para el crecimiento de la economía en su conjunto, para superar la pobreza y la marginación e incrementar la productividad y competitividad, en fin, mejorar el grado de bienestar de su población.

Las empresas miembros de Adocem hemos sido, a través de muchos años, partícipes de la construcción de las más importantes obras de infraestructura a nivel nacional, las cuales todavía subsisten, y se mantiene en pie a pesar del tiempo transcurrido, como un recordatorio de nuestro compromiso de seguir impulsando el desarrollo de nuestro país y mejorando nuestra oferta de productos y servicios al mercado de la construcción.

Y a fin de cuentas eso es lo que perseguimos y lo que sabemos hacer bien, pues nuestra sociedad necesita soluciones innovadoras, no solo en materia de diseño, materiales y procesos de construcción, sino también ofrecer acceso a vivienda e infraestructura sostenibles, especialmente para quienes más las necesitan.

En nuestro país las condiciones ya están dadas, hemos podido palpar como sector y como nación, los beneficios que la visión estratégica que ha planteado el Estado en los últimos dos años, en términos de inversión en infraestructura y vivienda, está dando resultados.

El año 2014 la producción en el sector de construcción experimentó un ascenso del 13.8%, superando así las previsiones nuestras y del propio Gobierno. La inversión privada a través del desarrollo de proyectos habitacionales de viviendas de bajo costo, y la inversión pública incidieron en el dinamismo de la actividad, la cual ha sido destinada principalmente a importantes proyectos de infraestructura vial, así como a la continuación en la construcción y remodelación de recintos escolares a nivel nacional que totalizaron unas 10,000 aulas.

Este dinamismo del sector construcción se reflejó en el incremento de la producción de cemento. En 2014 incluyendo las exportaciones la producción de cemento alcanzó los 5 millones de toneladas versus los 4.4 millones de toneladas de 2013. El consumo doméstico de cemento por su parte, registró un total de 3.6 millones de toneladas, cantidad superior en un 18% respecto a 2013.

Este importante incremento de mercado local estuvo oportuna y eficientemente cubierto por la industria nacional pues con una capacidad instalada que alcanza las 6.9 millones de toneladas, tenemos capacidad suficiente para atender la demanda local durante los próximos 20 años con un crecimiento anual del mercado del 3%. Actualmente existe un excedente de un 48% de capacidad de producción instalada sobre la demanda local.

Estos resultados demuestran que la industria dominicana del cemento tiene sobre todas las cosas un compromiso con el país, muy por encima de los intereses individuales, económicos e ideológicos, están los intereses superiores de la nación. Por esta razón, como sector de tanta importancia, nuestra expansión y crecimiento son insoslayables y deberán continuar como una responsabilidad de todos los que formamos parte de esta industria.

En este sentido, si bien ha habido un incremento en el volumen de ventas, en los últimos tres años estamos viviendo una etapa de precios muy bajos del producto. Este descenso se ve en el precio de venta al público en las ferreterías del país el cual ha descendido un 25%, de RD$ 310 a RD$235 pesos por funda Itbis incluido (dato de febrero 2015). Esta caída es resultado de un proceso natural en un mercado con sobrecapacidad de producción y altamente competido, sin embargo no es sostenible en tiempo.

Como industria hemos estado invirtiendo fuertemente en iniciativas que apoyan la productividad y la eficiencia, a fin de reducir este impacto. Sin embargo con precios por debajo de los niveles actuales sería insostenible continuar operando como lo hemos estado haciendo.

Nuestro objetivo siempre ha sido mantener niveles de precios estables y sostenibles, ya que entendemos que es la manera óptima para garantizar el flujo saludable de las inversiones tanto en el sector de la construcción, la industria cementera y del país en general.

Estamos en el mejor momento para seguir impulsando la industria de la construcción en el país, no sólo en términos de infraestructura que sabemos son sumamente necesarios, sino a través del desarrollo de una oferta de vivienda económica que satisfaga las necesidades presentes y futuras de la sociedad.

El papel que desempeña la construcción de viviendas, sobre todo para las personas de escasos recursos, y de una infraestructura adecuada, tiene un efecto beneficioso sobre el crecimiento, tanto directa como indirectamente, a través del efecto que genera sobre otros sectores de la economía que se relacionan con él, incentivando el aumento de la producción y el empleo logrando obtener tasas de crecimiento económico que superen los promedios internacionales.

Es un hecho que todavía enfrentamos grandes retos por lo que es imperativo tener una visión clara de ese futuro que queremos, delinearlo y anticiparlo, bajo una combinación responsable de los elementos que han de garantizar la perdurabilidad de nuestros objetivos y a ahí radica nuestra apuesta hacia lo grande, nuestra visión hacia el horizonte, continuar llevando a cabo nuestra labor no como una actividad más, sino como un genuino compromiso que día a día genera desarrollo, progreso y posibilita un futuro con igualdad de oportunidades para todos.

No puedo cerrar estas palabras sin antes reconocer que gracias a la extensa participación de nuestras empresas miembros, del apoyo de la Junta Directiva, nuestros asesores, el quipo de trabajo de Adocem, y los pasados presidentes, durante el tiempo de mi gestión, continuamos reforzando el posicionamiento de ADOCEM y por ende de nuestra industria como un sector que está para quedarse dejando cada año huellas de progreso a través de esas grandes y pequeñas obras que mueven el avance del país y apoyan su competitividad, brindando a las personas oportunidades de desarrollo para mejorar su calidad de vida y generar valor a la sociedad.

Muchas Gracias.

Carlos González

Presidente