FICEM 2014 Palabras de Bienvenida Ing. Carlos Emilio González

Muy Bueno días…

Ministro de Industria y Comercio Lic. José Del castillo Saviñón,
Ministro de Energía y Minas Lic.Pelegrín Castillo,
Director Ejecutivo del Centro de Inversión Extranjera de la República Dominicana Lic. Jean Alain Rodríguez,
Señor Gabriel Restrepo Presidente de la Federación Interamericana del Cemento,
Señores miembros del Consejo de FICEM y de ADOCEM
Viceministros, invitados especiales y Distinguidos participantes…

Constituye un honor para la Junta Directiva de la Asociación Dominicana de Productores de Cemento, ADOCEM, y particularmente en mi carácter de Presidente, el recibirles en esta próspera ciudad de Santo Domingo, capital de República Dominicana, un rincón hermoso del Caribe, de fama mundial por sus bellezas naturales, y que se distingue por la calidez de sus habitantes.

Un país con una industria cementera en constante evolución y crecimiento que en sus más de seis décadas de historia, ha logrado transformarse en un verdadero referente del impulso y progreso armónico de la nación; manteniendo una visión de futuro, atendiendo a las nuevas tendencias mundiales y transmitiendo conocimientos y experiencias que no sólo han favorecido al sector de la construcción sino también a la comunidad general y al país.

Agradecemos profundamente a la Federación Interamericana del Cemento (FICEM) por haber seleccionado a República Dominicana como el país para llevar a cabo este Trigésimo-Primer Congreso Técnico, y haber elegido a ADOCEM y sus empresas miembros: CEMEX, Domicem, Cementos Cibao y Argos Dominicana, como sus anfitriones. Estoy seguro que toda la preparación, horas de esfuerzo y trabajo se verán compensadas con la adquisición de conocimientos, la creatividad y la relación de amistad y buenos sentimientos que esperamos poder transmitir a todos los participantes, además de contribuir en la medida de nuestras posibilidades, al avance y desarrollo de la industria del cemento en Latinoamérica y el país.

Una bienvenida de corazón a cada uno de ustedes quienes aportarán en este espacio, la preparación y experiencia que ha de contribuir a alcanzar los objetivos propuestos y a través del cual podemos enfatizar el compromiso de la industria cementera a nivel mundial con la sostenibilidad, la protección del medio ambiente, la eficiencia energética, y las buenas prácticas de seguridad industrial y salud ocupacional.

El compartir esta mañana con un auditorio de tan alta calidad técnica y profesional como lo es la comunidad cementera latinoamericana, así como con los distinguidos conferencistas que de otras latitudes nos acompañan; lo vemos como una oportunidad única para continuar fortaleciendo y consolidando nuestra industria a través de un espacio como este que propicia el intercambio de ideas y experiencias, algo fundamental ante los cambios continuos y crecientes que se están produciendo en nuestros entornos.

Cada vez más se espera que las industrias hagan contribuciones significativas para la superación de los problemas sociales y ambientales, a la vez que se nos reta a crear valor económico. Lograr este equilibrio entre lo económico, ambiental y social es un desafío que nos exige pensar y actuar de manera original impulsándonos a la innovación y creando así un valor adicional.

Para la industria del cemento en República Dominicana el crecimiento continuo y las contribuciones a la creación de una sociedad sostenible, son conceptos inseparables, y si bien son muchos los desafíos en este sentido, ninguno ha logrado sacudir nuestra creencia de que la sostenibilidad es fundamental para la viabilidad de nuestra industria en la actualidad y en el largo plazo.

Nos alegra sobremanera que la sustentabilidad sea parte integral de este congreso pues es un proceso en evolución, que debe mejorarse y autoevaluarse continuamente, y sobre todo no es algo que necesariamente podemos hacer solos. Si bien muchas de las acciones vienen de nuestra cuenta, son sumamente importantes las alianzas, como por ejemplo lograr  ser un socio proactivo del estado, del resto de la  industria y de la sociedad civil para que, en equipo, podamos instrumentar mejores e innovadoras soluciones a los constantes retos de la lucha de imaginar y poder construir un futuro sostenible.
 
Este conversatorio se da en una coyuntura favorable para nuestra industria, pues actualmente operan en varios puntos del territorio nacional 7 empresas productoras de cemento y estoy seguro que en este momento no hay en Latinoamérica tanta sobrecapacidad sobre la demanda local (alrededor de un 50%) como se da en República Dominicana. Esta situación poco común, dado el tamaño de nuestra isla, hace que seamos el país con mayor capacidad de producción de cemento per cápita de todo el continente americano por encima de grandes productores como México, Brasil y Colombia.

Y digo que el momento es favorable pues para una industria de esta magnitud e importancia, los temas que se abordarán en este congreso nos ayudarán a evaluar nuestra pertinencia social y la suficiencia de la formación y  competencias de nuestro capital humano, asunto de suma relevancia para el desempeño óptimo de nuestras operaciones.

Es nuestra responsabilidad entregar productos de calidad, útiles y beneficiosos para la sociedad, en cuyo proceso productivo estemos velando por la seguridad y la salud de todos los trabajadores, optimizando el uso de los recursos, mitigando impactos ambientales, aportando a las comunidades aledañas y defendiendo y promoviendo el mercado del cemento.

ADOCEM pretende a través de este espacio que hoy pone FICEM a nuestra disposición,  remarcar en nuestras empresas locales, la importancia que tiene la investigación, la inversión en tecnología de punta y la renovación de procesos, viéndolos como ventajas competitivas que nos ayudarán a  anticiparnos a las oportunidades que se vislumbran, así como a las amenazas que ciernen sobre nuestra actividad industrial.

En todos estos años hemos demostrado que no vemos nuestra labor como una actividad más, sino como un genuino compromiso que día a día genera desarrollo, progreso y posibilita un futuro con oportunidades para todos. Por ello realizamos grandes esfuerzos por producir con eco eficiencia, cumplir con estándares de calidad mundiales que coloque el cemento dominicano en primer lugar en las preferencias del consumidor local y extranjero.

Cabe resaltar aquí que República Dominicana ha pasado de ser un importador neto de cemento, a ser autosuficiente y exportar aproximadamente el 30% de su producción,  yendo a la par con las exigencias que imponen los mercados, especialmente con el nuevo orden comercial en que se desarrolla el comercio internacional.

Ustedes al igual que yo saben que, en el marco de un entorno económico tan complejo como el que se experimenta en todos los países del mundo, la prueba más severa a la que se puede someter una industria como la nuestra, es la de poder mantener su estimulo por el cambio, su innovación incesante y la búsqueda constante de alcanzar una mayor eficiencia y sostenibilidad.

Para ello debemos superar las restricciones de tamaño de los mercados, acceder a los avances tecnológicos, operar a costos competitivos, mejorar sobre todo la inversión social en los países en que operamos y continuar con los procesos que favorezcan la competitividad, y en este sentido estoy seguro que este congreso es un puente que nos sirve para ver hacia ese futuro, trazarnos metas y lograr grandes cambios.

Debemos estar conscientes de que el impacto de la labor que desempeñamos  va más allá de nuestras operaciones; el cemento que producimos y los empleos que generamos ayudan a construir mejores sociedades para todos y esta contribución la debemos hacer con dedicación, compromiso y con visión, ganándonos así la confianza y al apoyo de los diferentes grupos a los cuales nuestra actividad impacta.

Es un hecho que todavía enfrentamos grandes retos por lo que es imperativo tener una visión clara de ese futuro que queremos, delinearlo y anticiparlo, bajo una combinación responsable de los elementos que han de garantizar la perdurabilidad de nuestra industria.

Podemos afirmar que hemos avanzado, Latinoamérica y en especial República Dominicana cuenta con una industria cementera sólida, confiable, competitiva y  comprometida, este XXI Congreso Técnico es sólo un canal  a través del cual nos abrimos a  nuevas posibilidades para seguir innovando y creciendo.

Finalizo augurándoles éxito en el intercambio que iniciaremos hoy y quiero manifestarles,  nueva vez en nombre de la Asociación de productores de cemento de la República Dominicana, que nos sentimos honrados con su presencia, pero que nuestra honra será mayor si, fruto de estos tres días de encuentros, podemos fortalecer el intercambio de buenas prácticas en la  región y crear relaciones que nos acerquen  y perduren en el tiempo.

Muchas gracias…